“Los edificios en los que vivimos y trabajamos requieren mucha energía para calentarse en invierno y estar frescos en verano. Su aislamiento es fundamental para convertirlos en edificios eficientes”